Como todas las autopartes de un vehículo, los radiadores también tienen un tiempo determinado de vida útil. Pero, prolongar su periodo de funcionamiento, depende mucho de los cuidados preventivos que tengamos para con esta pieza tan importante en el proceso de enfriamiento de los motores.

Para ello te recomendamos poner en práctica estos sencillos consejos:

Cambiar el anticongelante.- Hacerlo cada 3 meses es lo ideal.

Verificar el color del anticongelante.- Cuando notes que adquiere un tono rojizo similar al óxido de un metal, es momento de cambiarlo, ya que debe mantener el color verde original.

Abrazaderas y mangueras.- Revísalas constantemente para advertir posibles fugas. A veces solo bastará con apretar las abrazaderas o, si notas fisuras en las mangueras, habrá que cambiarlas.

Revisar la tapa del radiador.- Si notas roturas en la parte de metal o daños en la goma, es momento de cambiarla.

Limpieza del sistema de refrigeración.- Consulta con el experto cada cuándo el modelo de tu automóvil debe llevar a cabo este proceso.

Radiador sin obstrucciones.- Suele pasar que hojas de árbol, insectos o basura en el medio ambiente se adhieren al radiador, obstaculizando el paso del aire, lo que afecta a la calefacción. Quita todo lo que estorbe.